NoEscuches

Sobre la industria de la música y el software libre

Posted in Creative Commons, Música, Opinión by noescuches on junio 21, 2009

Te voy a confesar una cosa. Yo de internet y de computadores no entiendo una papa. Es normal, lo mío es la música.

Si no entiendes sobre algo que te interesa, lo normal es rodearse de colaboradores que dominen la materia. Pues bien, uno de éstos me ha hecho llegar un artículo muy interesante de una de las personas mas influyentes hoy en día en la internet, Ricardo Galli. Este señor viene a ser para el mundo de los computadores algo así como lo equivalente a lo que soy yo para la música popular.

Son curiosas las ensoñaciones que desarrolla sobre una hipotética industria cultural con una situación parecida a la del software libre:

Ojalá la “industria” cultural estuviese en la misma situación. El equivalente sería ver a los majors colaborando entre ellos, con productoras pequeñas y músicos de todo tipo, liberando todo con licencias libres, promoviendo el remix, con páginas webs para que cualquiera se baje la última versión de cualquier obra, organizando conferencias y conciertos para explicar el porqué es bueno compartir, sin SGAEs ni reclamando subvenciones y cánones, y además ganando dinero en el proceso.

(lee el artículo completo aquí)

Pues bien. Me resultan curiosas, como dije anteriormente, y me suenan mucho, porque éso mismo casi está pasando ya. El mundo de la música de libre descarga y de las licencias creative commons, del que me ocupo aquí, reune muchas de estas características:

-En este mundo (hasta donde yo he alcanzado a ver) las colaboraciones están a la orden del día, son múltiples y muy variadas. Normalmente la gente está muy abierta a todo tipo de propuestas y suele ser muy receptiva y agradecida, según voy comprobando. Es palpable el “buen rollo” entre autores y las discográficas (netlabels). Una posible explicación es que al haber muchísimo menos dinero de por medio (tendiendo a cero y en algunos casos incluso negativo), la competencia se hace más sana y las envidias desaparecen.

-Las “productoras” son pequeñas, muchas veces unipersonales.

-Hay músicos de todo tipo. Básicamente cada uno hace lo que le apetece cuando puede. La variedad es palpable, aunque predomina la música electrónica por su inmediatez y facilidad de producción hoy en día. Pero no sólo hay música de baile. De hecho, en este blog me centro en música electrónica pop experimental no vocal (por poner algunas etiquetas). Y me sobra material de altísima calidad.

-Las licencias más comunes en este mundillo de netlabels son las creative commons, pero hay de todo. Son “bastante” libres, pero incluyen la obligatoriedad de que las obras derivadas se distribuyan con una licencia creative commons y reconozcan al autor original, los 2 pilares fundamentales de este movimiento.

-¿Remixes? Ni siquiera hace falta pedir permiso. La gente suele comunicar al autor que se va a remezclar su música por la ilusón que le va a hacer a éste. Es como si me dice alguien que va a comentar en su página algo sobre mi blog. Pues muy bien.

-Lo de las conferencias y conciertos está a la orden del día. Además las actuaciones en directo suelen ser muy baratas ó gratuitas y suele asistir un público bastante reducido, por lo que se suele disfrutar de la actuación con toda comodidad. Esto último está cambiando poco a poco, así que manejemos esta información con cuidado para que no llegue a las masas de forma incontrolada.

-¿SGAE? ¿Qué es eso? Ah, los que me intentan cobrar de más cuando me compro los dvd en un sitio que no sea el todo a 100.

-Las subvenciones no han llegado todavía a la música con creative commons. Supongo que empezarán a llegar cuando llevemos unos 5 años en los que éstas licencias sean las más usadas en España, o pensabas que en este tema las instituciones van a ir más rápido que en todo lo demás. Lo que tengo claro es que de haber algún tipo de ayuda o subvención, ésta debería destinarse a productos culturales independientes, que no cuenten con grandes recursos de promoción tras ellos y que no produzcan millones de euros. Es decir, se deberían destinar a proyectos interesantes culturalmente, de libre distribución, novedosos y sin contratos conlas grandes productoras. Vamos, el tipo de artista del que hablo en este blog.

-El dinero ya llegará. Estoy seguro de que algunos de los músicos ya van ganando algo en directos y conferencias, pero es cuestión de tiempo.

Las compañías discográficas están dirigidas por gente que no se ha acercado a un ordenador en su vida. Es más están dirigidas por gente que tienen hijos que lo de los ordenadores lo ven como algo pintoresco, pero que no va con ellos. Quizá deberían pedir opinión a sus nietos. O mejor, dejarnos en paz, que ya disfrutamos nosotros de la música que nos apetece. Se empeñan en crear la necesidad a las masas de tener su último producto-nene guapo-con la canción de siempre. Las masas lo consiguen inmediatamente, porque una cosa que hace muy bien el ser humano (además de ser influenciable por las intensas campañas publicitarias) es colaborar con otros de su especie si todos sacan algo en claro. Eso cuando la campaña no ha influido tanto en el susodicho ser humano como para que le quiera regalar a sus seres más allegados (empezando por la familia, amigos…) la música que tanta felicidad le produce. Y sus seres más allegados se extienden a la misma velocidad que le va dando el ADSL.

Pues yo creo que la industria cultural se puede ir autorregulando con esta situación, de tal forma que las discográficas pierdan poder, que autores desconocidos que hacen las cosas bien, entren a competir con los conocidos que son buenos, que los malos vayan desapareciendo.

Por último me comentan mis informadores que existe una opinión mayoritaria entre internautas bastante de acuerdo con lo que he expuesto aquí. Tan solo falta que en lugar de quejarte tanto del poder establecido en la industria cultural, de la SGAE y de los artistas que están ahí sin mérito alguno, te molestes un poco y dejes de escuchar lo que te dan en las radiofórmulas, lo que ves en la tele y vayas apostando poco a poco por las alternativas. Un ejemplo es lo que proponemos aquí. Música electrónica no de baile, no vocal, experimental, gratuita y publicada bajo creative commons.

O mejor no escuches, que se quede todo como está y nos dejen disfrutar de este fenómeno selecto y underground, que si no luego ni se podrá conseguir una entrada para un concierto.

Anuncios

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Q said, on junio 21, 2009 at 11:22 am

    ¡Ole!
    Impresionante reflexión. Parece que el debate normalmente se centra en SGASE si/ SGASE no, cuando realmente ya hay alternativas a ese modelo que en su mayoria son de mejor calidad que el hasta ahora conocido.

  2. MuSiK said, on septiembre 3, 2009 at 9:45 am

    Me parece genial el blog y sus reflexiones.

    ¡¡Muy buena iniciativa!!

    Un saludo y larga vida.

  3. noescuches said, on septiembre 3, 2009 at 11:05 am

    Gracias.

    Podemos decir que netaudio ha sido una de las inspiraciones para lanzarlo.

  4. […] tiene el contenido digital en el ordenador al instante, en cuanto lo quiere. Esto ya lo dije en un post anterior. Nos gusta compartir lo que nos gusta […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: